Arquitectura

Uruguay ha sido a lo largo de la historia el producto de aportes de diferentes culturas y esta característica tan propia del país también se manifiesta en su arquitectura. No importa donde se fije la vista, puede ser en Montevideo o en una construcción rural, pero a donde se mire habrá una obra arquitectónica lista a sorprender a la mirada.
Mausoleo de Artigas (Montevideo)

Mausoleo de Artigas (Montevideo)

La plaza Independencia es uno de los lugares preferidos de los turistas para inmortalizar su estadía en Montevideo. Una de las visitas obligadas es el Mausoleo de José Gervasio Artigas. Allí, en medio de una atmósfera solemne, descansan los restos del prócer nacional. Se trata de una obra minimalista en granito que, alrededor de la urna, reproduce algunos de los lemas del ideario artiguista. Ubicación: en el centro de la plaza Independencia, donde nace la avenida 18 de Julio. Abierto todos los días.

Palacio Legislativo (Montevideo)

Palacio Legislativo (Montevideo)

La sede del Poder Legislativo uruguayo es una de las joyas arquitectónicas de Montevideo. Esta gran obra construida en mármol fue inaugurada en 1925 y no solo sorprende por su arquitectura neoclásica, sino también por la riqueza de su decoración interior. En esta sede, donde sesionan el Senado y la Cámara de Diputados, también se encuentra una de las bibliotecas más importantes del país. Las visitas se realizan de lunes a viernes, en varios idiomas. Dirección: Av. de las Leyes s/n. Teléfono: 142; interno: 2528/2781.
(www.parlamento.gub.uy)

Palacio Salvo (Montevideo)

Palacio Salvo (Montevideo)

Es uno de los objetivos preferidos de las fotos de los turistas. Se trata de un edificio art déco que data de 1928 y que con sus 105 metros de altura fue –hasta mediados de la década de 1930– la edificación más alta de América del Sur. Donde se emplaza el edificio estuvo instalada la confitería en la que se tocó por primera vez La cumparsita, el tango más conocido a nivel mundial. Ubicación: calle Independencia y 18 de Julio.


Plaza de Toros Real de San Carlos (Colonia)

Plaza de Toros Real de San Carlos (Colonia)

La Plaza de Toros Real de San Carlos es otro ícono de la ciudad. Ubicada a unos cuatro kilómetros del barrio histórico, esta enorme estructura es hoy sostenida por soportes. La obra es de estilo mudéjar y su arena de pasto está rodeada por una tribuna. Fue realizada por el arquitecto José Marcovich e inaugurada en 1910. Solo ocho corridas oficiales tuvieron lugar en este sitio, ya que fueron prohibidas en 1912 por el presidente José Batlle y Ordóñez. A mediados de la década de 1930 se realizaron esfuerzos para reanudar las corridas únicamente en este departamento, y particularmente en esta plaza, pero el proyecto fracasó. Ubicación: avenida Mihanovich y Río de la Plata.

Calle de los Suspiros (Colonia del Sacramento)

Calle de los Suspiros (Colonia del Sacramento)

Esta callecita adoquinada y estrecha constituye un símbolo de la ciudad de Colonia. Y además de tener un encanto particular, debido a la belleza de las construcciones que allí se erigen, presenta una oferta gastronómica única a pocos pasos de la costa. Desde su ángulo se aprecia el río, y en los días ventosos se genera una corriente que acaricia a los transeúntes. En estos casos, el abrigo es el mejor aliado. Ubicación: esquina Henríquez de la Peña.

Castillo Pittamiglio (Las Flores-Piriápolis)

Castillo Pittamiglio (Las Flores-Piriápolis)

El arquitecto Humberto Pittamiglio, alumno de Francisco Piria en el arte de la alquimia, construyó en 1956 esta hermosa residencia en Las Flores, a unos minutos de Piriápolis. Era un lugar de retiro donde pasaba sus veranos. Lo magnífico de su fachada, que recuerda a un castillo de la Edad Media, contrasta con un delicado y reducido interior. Una imagen de Cristo domina la vista del jardín. Ubicación: ruta 71, Las Flores, a un kilómetro de la ruta Interbalnearia. Visitas: de miércoles a domingo.

El Águila

El Águila

A dois quilometro do centro de Atlantida, em Villa Argentina, se encontra o passeio mais emblemático da zona: El Aguila, uma construção de pedra enfrente do mar e dona de inumeráveis historias. Alguns contam que era um esconderijo de contrabandistas, outros asseguram que ali havia um laboratório de alquimista e também existe a lenda de que foi um refugiu nazista na Segunda Guerra Mundial. No entanto, em realidade foi uma obra arquitetônica artesanal (nunca existiram planos) e se converteu em um símbolo do balneário.
Localização: Podemos chegar A Águia pelas ruas internas de Atlántida e Villa Argentina ou desde a ruta Interbalnearia ingressando no kilometro 43.

Casapueblo (Punta Ballena)

Casapueblo (Punta Ballena)

El secreto de Casapueblo está en el sol. Es por eso que la hora perfecta para disfrutar de este lugar tan especial es la tarde; para algunos, desde las terrazas de esta obra creada por Carlos Páez Vilaró (1923-2014). Este prolífico pintor y escultor, uno de los más populares y queridos de Uruguay, transformó este edificio en una pieza de arte que construyó con sus manos y que él mismo consideraba una escultura habitable. Emplazada sobre el lomo de Punta Ballena, Casapueblo es una referencia directa a las construcciones del Mediterráneo, con el imperio del color blanco y siempre de cara al mar. Páez Vilaró no era arquitecto, pero diseñó la obra inspirándose en la naturaleza; en especial, en el nido de los horneros. Allí funciona todo el año el museo dedicado al artista, un paseo que implica sumergirse en cada período de su obra, y que se remata en la ceremonia del sol, por la cual los visitantes asisten a la puesta del astro rey, mientras se emite un poema recitado por el artista. 
Ubicación: ruta panorámica, Camino a la Ballena, Maldonado.
(carlospaezvilaro.com.uy)